GESTIÓN DE FLOTAS
  • Tus flotas de Battlefleet Gothic son persistentes: tus capitanes y su tripulación suben de nivel, al igual que tú. Aumentar de rango como almirante te permitirá acceder a una mayor variedad de naves, incluidos los acorazados de mayor tamaño. Cuando un capitán sube de nivel, se abren nuevas posibilidades de habilidades para aumentar su rendimiento.
  • Puerto Maw es el puerto del vacío más grande y sofisticado del Segmentum. Aquí podrá ver los servicios disponibles con su rango, experiencia y renombre actuales.
  • Todas las naves tienen acceso a habilidades: unas determinadas por su equipamiento (como por ejemplo armas especiales) y otras que se escogen cuando su capitán sube de nivel. Estas habilidades especiales permiten a los jugadores adecuar su flota a su estilo de juego. Las habilidades pueden ser de apoyo, agilidad, tanqueo, potencia de fuego o incluso detección, lo que cambia completamente la forma en que entran en batalla.
  • Además de habilidades, las naves son susceptibles de varias mejoras. Son bonificaciones pasivas que aportan un nivel extra de personalización. Por ejemplo, puedes mejorar un tipo específico de arma, aumentar el rango de detección, silenciar los motores, reforzar el casco o aumentar la capacidad del escudo. Ya seas un almirante cauto, un audaz estratega o un oficial de sangre caliente, encontrarás las mejoras adecuadas para tu flota.
  • Aunque las naves destruidas no se pierden del todo, ya que puedes esperar para repararlas o pagar una increíble cantidad de puntos de prestigio para conseguir un reemplazo inmediato, las batallas pueden tener efectos a medio plazo. Por ejemplo, una nave destruida en una distorsión espacio-temporal seguirá así durante varias batallas, forzándote entretanto a apoyarte en otras naves.